top of page
  • Foto del escritorLuis Pastén

7 tips sobre Liderazgo: N° 6 Vinculación efectiva

¡Hola, hola! Llegamos a nuestro sexto tip para un liderazgo con propósito, y su tema nos parece crucial para liderar efectivamente hoy: la vinculación. ¿De qué calidad podrías decir que son tus vínculos actualmente? De eso y más conversaremos en las próximas líneas, ¡no te las pierdas!


En Todxs Somos Personas estamos convencidas/os de que liderar es sostener vínculos. Así de simple, así de complejo. Creemos en esto porque por mejores resultados que pueda obtener un equipo, si no es capaz de mantener relaciones de calidad dentro de sí, probablemente su sostenibilidad completa se vea debilitada. Los tiempos cambiantes, volátiles, impredecibles de hoy, requieren de lo más elemental de la humanidad para poder hacerles frente: la seguridad que nos brinda un entorno relacionalmente cercano, abierto. ¡Vínculos de calidad!


En otros tiempos, la calidad de los vínculos se vio como algo secundario a los resultados, algo “optativo”, a lo que se le podía dar energía y tiempo sólo en la medida en que el cumplimiento de objetivos lo permitiera. Sin embargo, hoy sabemos que los resultados son directamente proporcionales a nuestro bienestar. Este último está dado, en buena medida, por la seguridad psicológica: la percepción de que puedo decir lo que pienso o que puedo cometer errores como parte del proceso de aprendizaje. Se trata del principal factor de la productividad, según indica el área People Operations de Google.

Siendo así, teniendo evidencia que la calidad de los vínculos es fundamental para tener una vida más humanizada dentro del espacio de trabajo, así como para los resultados del mismo… ¿cómo estamos al respecto?


Del 1 al 10, ¿Cómo evaluarías la calidad de tus vínculos con tu equipo de trabajo? Respondete a tí misma/o con consciencia. ¿Qué necesitas cambiar para mejorar esa vinculación? ¿Qué debes dejar de hacer? ¿Qué puedes comenzar a hacer? ¿Cómo cambiaría la dinámica de tu equipo con mejores relaciones interpersonales?


El Principito tiene mucho que enseñarnos sobre este tema… ¿recuerdas el capítulo 21? Te dejamos un breve extracto acá:

-¿Qué significa "domesticar" ? - preguntó el Principito-

- Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa "crear lazos..."

- ¿Crear lazos?

- Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo...

(...)

El zorro se calló y miró largamente al principito:

- Por favor... ¡domestícame! – dijo.

- Me parece bien – respondió el principito -, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que encontrar amigos y conocer muchas cosas.

- Sólo se conoce lo que uno domestica – dijo el zorro. – Los hombres ya no tienen más tiempo de conocer nada. Compran cosas ya hechas a los comerciantes. Pero como no existen comerciantes de amigos, los hombres no tienen más amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!

- ¿Qué hay que hacer ? – dijo el Principito.

- Hay que ser muy paciente – respondió el zorro. – Te sentarás al principio más bien lejos de mí, así, en la hierba. Yo te miraré de reojo y no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...

(...)

Y el zorro dijo: Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

- Lo esencial es invisible a los ojos – repitió el principito a fin de recordarlo.

- Es el tiempo que has perdido en tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante.


Si pensamos en este extracto, todo tiene un poco más de sentido. Al liderar, vamos conociendo lentamente a las personas. Cada día nos permitimos profundizar un poco más el vínculo, con paciencia, cuidado, respeto. Vamos ampliando esas redes a otras personas, y nos acompañamos en diferentes momentos laborales y personales, complementando nuestros talentos y competencias. Y cuando la relación es de calidad, no tiene por qué cortarse al cortarse el vínculo laboral… Podemos cambiar de trabajo, cambiar de país, cambiar de contexto, pero si hemos construido vínculos de calidad, nos llevamos eso con nosotros. Y he allí la clave de lo esencial, de aquello que es invisible a los ojos: lo único que puede darnos estabilidad y seguridad en un contexto como el actual, son las relaciones profundas que desarrollamos con otras personas. Eso, querida lectora o lector, eso es invaluable. Y esperamos que ya lo tengas, o que a partir de este texto puedas hacerte las preguntas correctas para desarrollarlo.

Porque, en resumen, liderar es sostener vínculos.

 

PD: Comparte este espacio con otras personas a quienes creas que estas reflexiones pueden aportarle :) Haciendo click aquí 🙂


Camila Pastén Cruz

Gerenta General TSP

18 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page