top of page
  • Foto del escritorRomina Monsalva

¿Cómo crear equipos de alto rendimiento?

Actualmente el trabajo en equipo es esencial dentro de las organizaciones para lograr el cumplimiento de objetivos, pero para esto, no solo se debe contar con un grupo humano especializado, sino también con un equipo que trabaje en base a la excelencia y que esté comprometido, tanto con el proceso como con los resultados.


Entonces, ¿Qué es un equipo de alto rendimiento?, pues son aquellos que están formados por personas con altos niveles de motivación, un liderazgo efectivo y una gran dinámica entre sus compañerxs, por lo cual trabajan con altos niveles de productividad, es decir, son capaces de generar mejores flujos de trabajo y lograr sus objetivos de manera más eficiente.


Pareciera ser el equipo ideal y debes estar pensando en lo difícil que sería conseguirlo, pero ¡no te preocupes! Nosotrxs podemos ayudarte con eso, solo debes prestar atención a los criterios que mencionaremos a continuación:


1. Revisa la cultura laboral de tu organización: Antes de armar a tu equipo ideal es importante que hagas un pequeño diagnóstico sobre la cultura de trabajo de tu organización: ¿cómo es la colaboración entre equipos? ¿se promueve de alguna manera en todas las áreas?, ¿es más común el individualismo? Esto es clave, porque al momento de construir un equipo con personas que ya están acostumbradas a crecer sin compañerismo, o que una vez dentro se den cuenta de que no es un ambiente que nutre las colaboraciones entre personas, la dinámica se verá entorpecida por esas incongruencias. Esta revisión te ayudará a reconocer las actitudes que se promueven dentro de tu empresa y podrás hacerte cargo de cambiar aquellas que dañarían el trabajo en equipo.


2. Encuentra líderes que inspiren y sepan trabajar en equipo: Un gran equipo necesita un gran líder que sea quien constituye el apoyo principal, quien tiene más experiencia que transmitir y quien se encargará de que todos los miembros reciban lo que necesitan para desempeñarse bien. Necesitas encontrar personas que no busquen el éxito individual sobre el de los demás, porque el trabajo en equipo es el que se encargará de encontrar soluciones gracias a la suma de talentos. Por eso debe haber un poco de humildad en quien vaya a liderar a los integrantes, pero también mucha seguridad en sus decisiones. Al fin de cuentas, será quien diga si alguien debe retirarse del equipo o continuar, dará luz verde a las sugerencias o ideas que surjan y será el/la principal responsable de los aciertos y los fallos. Por otro lado, tu líder debe ser capaz de comunicarse claramente con el resto, es decir, inspirar confianza y ser una persona a la que se le puede hablar con honestidad sin temor a represalias.


3. Busca integrantes con potencial: Es cierto que deberías elegir a las personas que tengan un buen grado de conocimiento en su área, pero eso no quiere decir que estás buscando gente infalible. Para empezar, eso no existe. Lo que necesitas son personas que sean buenas en su trabajo, pero que también sean capaces de aprender de sus errores, que no le tengan miedo a equivocarse, que siempre hagan un buen esfuerzo a pesar de los obstáculos y que les guste colaborar con otrxs. Una de las ventajas de trabajar en equipo es que se tiene la oportunidad de aprender de los demás; si esto no está en el radar de la persona que elegiste, quizá no sea una combinación conveniente. Recuerda que la diversidad en sus integrantes puede traer muchas ventajas gracias a sus distintos puntos de vista, experiencias y aproximaciones para resolver problemas. Tanto en líderes como en integrantes del equipo, te conviene seleccionar personas con un buen nivel de inteligencia emocional, ya que se enfrentarán en muchas ocasiones a obstáculos o frustraciones que, si no se gestionan correctamente, dañarán la dinámica.


4. Procura otorgar las herramientas necesarias: Para que un equipo pueda desarrollar sus quehaceres es necesario que puedan contar con las herramientas que les ayudarán a facilitar su trabajo. Quizá sea necesario un software que automatice ciertas tareas para que se concentren en otras labores más importantes o el acceso a un curso para dominar una nueva estrategia de negocio. Incluso (y eso dependerá de las personas que integren tu equipo) deberás hacer un breve análisis sobre sus necesidades para dar lo mejor de su trabajo: traslados a su hogar, facilidades para el cuidado de sus hijos, flexibilidad para elegir desde dónde trabajar, entre otros. Claro está, además de las prestaciones que por ley deberás darles ;)


5. Transparenta tus expectativas: La transparencia te permitirá eludir los errores de comunicación. Desde el principio explica para qué creas tu equipo de alto rendimiento y lo que esperas que alcance. Comparte fechas de entrega, objetivos, el beneficio que esperas obtener, quién se encargará de cuáles tareas, cómo se relaciona el trabajo de todxs y qué tipo de recompensas pueden esperar después de un buen trabajo. Esto lo debe conocer quien tendrá el puesto de liderazgo, pero también conviene que esté registrado en un documento al que todos tengan acceso para que no queden dudas. Además, si con el paso del tiempo es necesario adaptar algunos aspectos de este acuerdo, tendrán oportunidad de revisarlo cada vez que lo necesiten.


6. Promueve la comunicación bidireccional: Por supuesto que existen métodos para medir el desempeño de tus equipos de alto rendimiento. Aun así te recomendamos que no te bases solamente en esos indicadores, sino que escuches las opiniones de lxs integrantes y de sus líderes. Esto es importante porque así conoces de primera mano las experiencias que tienen a lo largo de los proyectos y aprendes qué puede mejorarse, qué necesita transformarse y cuáles han sido los aciertos. La idea es que todos entiendan que este tipo de retroalimentación es para beneficio mutuo, que se puede llegar a buenas ideas que hagan el trabajo mucho más eficiente y estimulante. Cuando el resto de la organización note que este tipo de aproximaciones brinda buenos resultados, podrán ponerse en marcha en más equipos para que, dentro de poco, todos sean de alto rendimiento.


7. Crea una cultura de reconocimiento: Este aspecto permite dar el valor que cada persona merece en el trabajo diario. Si se reconocen los talentos de lxs compañerxs, se crea un ambiente de respeto mutuo que promueve dinámicas de apoyo sólidas y todxs estarán conscientes de que el talento de una persona tiene un impacto positivo en los demás. La empresa no ignora sus logros, pero sobre todo sabe muy bien el tipo de esfuerzo que inyectan a sus labores cotidianas: ese desempeño tiene que seguir motivando. Sin este componente, las personas que integran el equipo no encontrarán muchas razones para seguir esforzándose.


8. Confía en tu equipo: Permite a tu equipo explorar soluciones más allá de los procesos comunes. Esto quiere decir que hay espacio para la creatividad y para analizar con mayor profundidad: saben que es posible experimentar con nuevas herramientas y estrategias para hacer mejor su trabajo, por lo que es importante que puedan contar con los recursos necesarios para desarrollar su trabajo.


Los beneficios asociados a mantener equipos de alto rendimiento dentro de la organización son:

  • Mejora en la toma de decisiones y la creación de nuevas ideas.

  • Mejores resultados y logro de objetivos.

  • Aumento en la confianza y seguridad al equipo.

  • Disminución del estrés y riesgos psicosociales.

  • Favorece la comunicación efectiva y la integración en el equipo, promoviendo relaciones interpersonales sólidas.

  • Fortalece el sentido de pertenencia y satisfacción, lo que impacta positivamente en el clima laboral.

  • Mayor claridad de rol.

  • Optimización del tiempo invertido en ejecutar tareas.

  • Promueve la cultura de aprendizaje y retroalimentación.

Los equipos de alto desempeño no necesariamente trabajan más, ni son más proactivos que los demás, la principal diferencia consiste en que pueden organizarse para trabajar y entregar resultados excepcionales dados la suma de sus fortalezas y organización interna. Ahora que ya cuentas con la información suficiente, es tu turno para comenzar a ponerlo en práctica dentro de tu organización y generar un impacto positivo desde adentro hacia afuera creando mejores lugares para trabajar.


Si necesitas que te apoyemos en la construcción de un equipo de alto rendimiento, ¡escríbenos! romina@tsomospersonas.com

20 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page