top of page
  • Foto del escritorEquipo TSP

El edadismo y sus síntomas. ¿Cómo lo evitamos en las empresas?

Bienvenido, bienvenida nuevamente a este espacio, en donde en esta ocasión hablaremos sobre el edadismo, las formas en las que se expresa, y cómo evitamos que en nuestra organización se manifieste, considerando además los beneficios que trae consigo emplear a personas de mayor edad.

imagen El edadismo y sus síntomas


De acuerdo a la Organización Mundial de Salud, el edadismo hace referencia a los estereotipos, prejuicios y discriminación con respecto a las demás personas por razón de su edad, de esta manera, no se habla solamente de la exclusión de individuos de más años sino también de jóvenes, en cualquier esfera de la vida, por ejemplo, al delimitar el acceso a la atención sanitaria por bloques de edades, actitudes paternalistas dirigidas a los grupos más jóvenes y de mayor edad, asi que como exclusión de su participación en decisiones importantes de políticas públicas.


Esto, indudablemente también se presenta en entornos laborales, siendo más visible en personas mayores de 55 años, en donde suelen tener muchas más dificultades para mantener y encontrar trabajo, si se les compara con personas más jóvenes. Esta lamentable situación se da en empresas grandes y chicas, en diferentes tipos de cargo - operativos, técnicos, profesionales - así como indistintamente del género de la persona. De esta manera podemos ver personas en estos rangos de edad, que están en completa capacidad de trabajar - a nivel físico, cognitivo y emocional - pero que son dejados de lado precisamente por este conjunto de prejuicios y estereotipos que se traducen en una discriminación clara y en una desmejora de su calidad de vida.


En vista de esto, te traemos varias razones por las cuales es beneficioso contratar a personas de mayor edad en tu organización, además de que estarías implementando un cambio real en términos de diversidad e inclusión:


  • Experiencia: Indudablemente, lo que más gana tu organización es contar con un equipo con amplios conocimientos y experiencia práctica, ya que estas personas tienen al menos 30 años trabajando en su área de expertise, por lo que seguramente han podido enfrentarse y resolver satisfactoriamente diversos imprevistos, han podido aplicar procedimientos novedosos e incluso testear su eficacia.

  • Mentoría: Lo anterior se traduce en que pueden ser excelentes mentores/as para las personas más jóvenes, en donde exista una transmisión de conocimientos e información que resulte en un mayor desarrollo profesional por un lado y en liderar procesos de enseñanza por el otro.

  • Networking: Es muy frecuente también que las personas de mayor edad - precisamente por su larga experiencia - tengan más y mejores contactos en su campo de trabajo, lo que puede ayudar a tu organización a aumentar su número de clientes potenciales y de proveedores.

  • Menos rotación: Sabemos que la concepción de lo que significa el trabajo ha cambiado de generación en en generación, por lo que existe una mayor tasa de rotación de personal entre personas más jóvenes, que precisamente se mueven de trabajo buscando desarrollo profesional y personal, sin embargo, entre las personas de más edad esto no ocurre así, ya que más bien persiguen estabilidad laboral y económica, al mismo tiempo que siguen siendo trabajadores/as valiosos/as para la organización.

  • Habilidades socioemocionales: La manera de relacionarnos entre las personas es algo que también varía de una generación a otra, por lo que tener personas de más edad en el equipo te permitirá tener un equilibrio entre esas habilidades más comunes de los/as millennials - adaptabilidad, agilidad, resiliencia, búsqueda del éxito, empatía - y las habilidades de personas mayores - confiabilidad, lealtad, ética en el trabajo, calma - contribuyendo a un clima laboral más armónico.



Ahora bien, ya conociendo sus ventajas, ¿cómo evitamos activamente el edadismo organizacional?, bueno, lo principal es superar el sesgo de la edad, lo que nos llevará a prevenir la discriminación, además se pueden implementar otros planes de acción que sean coherentes a la cultura organizacional de la empresa:


  • Equidad Salarial: Calcular el sueldo de una persona mayor con los mismos criterios que son utilizados para el resto de las personas de la organización.

  • Cargos: En función del perfil de cargo, que la búsqueda de personas durante el proceso de reclutamiento y selección, no esté delimitado por edad, sino por otros criterios más importantes como el nivel de experiencia, así como los conocimientos y habilidades técnicas requeridas.

  • Entrenar al equipo de reclutamiento: Tener sesgos es inherente a la condición humana, lo importante es traerlos a la consciencia para hacer frente a ellos, de esta manera, entrenar al equipo de reclutamiento y selección es fundamental, de manera que puedan identificar sus sesgos antes de que influyan en mayor medida en su trabajo - con respecto a esto, en Todxs Somos Personas impartimos talleres relacionados a sesgos inconscientes, si necesitas más información sobre ello, puedes hacer click acá - y se aseguren de llevar un proceso de selección diverso e inclusivo.

  • Hacer mentoría inversa: Así como las personas más jóvenes pueden aprender muchísimo de sus compañeros/as de más edad, también pueden asumir el papel de mentores/as, de manera que puedan transmitir sus conocimientos relacionados al uso de nuevas tecnologías y herramientas.



Ya hemos aprendido hoy que el edadismo es una práctica que hace mucho daño - no solo a las personas involucradas sino también organizaciones - puesto que mantiene una discriminación sistemática contra un grupo de personas. Si quieres cambiar esta realidad en tu organización y no sabes por dónde empezar, desde Todxs Somos Personas te podemos ayudar, para ello puedes hacer click acá.



27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page