top of page
  • Foto del escritorEquipo TSP

Síndrome del (la) Impostor(a): ¿Cómo enfrentarlo?



El síndrome del impostor es un proceso psicológico en el que la persona no puede reconocer sus propios logros y valía personal. Esto puede sucumbir en un miedo permanente a ser descubierto como una persona mentirosa.


Es una realidad que afecta a cerca del 62 % de las/os trabajadoras/es a nivel mundial. Durante la pandemia, esta cifra aumentó, debido al aislamiento en el contexto de trabajo remoto. La doctora Sahar Yousef, especialista en Neurociencia Cognitiva de la Universidad de California señala que “Las organizaciones deben asegurarse de que, cada día, los trabajadores sigan recibiendo apoyo y reconocimiento por el trabajo que realizan en entornos remotos, y que los empleados nuevos cuenten con estructuras de apoyo que les infundan confianza.”


¿Por qué afecta más a mujeres que a hombres?

Recientemente un informe encargado por Access Commercial Finance en Reino Unido confirmó que lo hombres tienen un 18% menos de posibilidades a padecerlo en comparación con las mujeres. Por este motivo, a este fenómeno también se le ha denominado como síndrome de la impostora.


Pero… por qué afecta mayoritariamente a la mujer?

Esto se debe a motivos culturales y educacionales. Por lo general, los niños son educados para ser fuertes, competitivos y exitosos, características asociadas a la masculinidad; mientras que a las niñas se las educa para ser empáticas, cuidadosas, sutiles, pero lo más importante a no hacer ruido ni destacar, afectando el desarrollo personal y profesional de la mujer desde la más temprana infancia, quitando valor a sus propios conocimientos y aptitudes pensando siempre que no está lo suficientemente preparada para asumir un reto concreto.


De esta manera se genera un temor que hace sentir a quién lo sufre como una persona poco competente y en posición de desventajas ilusorias, auto-percibiéndose como impostora, que trabaja en un cargo no merecido o para el que no está capacitada.


¿Qué hacer?

Lo primero que se debe trabajar para hacer frente al síndrome del (la) impostor(a) es la autoestima y el desarrollo personal. Reconocerse como una persona valiosa y segura de los logros alcanzados nos permite construir una narrativa coherente con nuestra experiencia y con más sentido de la realidad. Te dejamos aquí algunos tips para enfrentarlo:


1. Concéntrate en los hechos más que en las narrativas que tu mente crea para insegurizarte. Te proponemos escribir una lista con tus talentos, logros, estudios y todo lo que consideres importante para ti. Busca en tu experiencia la evidencia de por qué eres única/o, valiosa/o y calificada/o.


2. ¡No dejes de lado tus emociones! Reconocer y validar lo que sientes te permite regular tus emociones. Pregúntate ¿hay algún aspecto real en el que tenga que trabajar o solo estoy dudando de mi misma/o?


3. Identifica tu voz interior: Muchas veces no nos damos cuenta de la forma en que nos hablamos a nosotras/os mismas/os. En vez de juzgarte por tus errores, piensa “la próxima vez será mejor”. Replantear tu lenguaje mental, ayuda a reconfigurar tu cerebro para que te brinde más apoyo.


4. ¡Está bien pedir ayuda! Puedes recurrir ante un/a profesional o mentor que te acompañe en el proceso de transformación de creencias y desarrollo personal. Recuerda que no estás sola/o y está bien no sentirse bien.


5. Celebra tus logros: Tienes derecho a disfrutar de tus éxitos, es importante reconocer cuando hacemos las cosas bien, así te demostrarás a ti misma/o que puedes asumir nuevos desafíos.


Esperamos que estos tips te permitan construir una relación más saludable contigo misma/o basada en tu valor personal, tus talentos, logros y experiencias, que te hacen una persona única. Recuerda que no estás sola/o, ¡estamos aquí para acompañarte en el proceso!

26 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page