top of page
  • Foto del escritorEquipo TSP

Conciliando vida familiar, personal y laboral en época de vacaciones de verano.



Sabemos que la conciliación de los aspectos familiar y laboral de una persona es clave para mantener una vida personal saludable, sin embargo en esta época de vacaciones escolares, esto puede volverse un poco cuesta arriba, independientemente de la modalidad de trabajo - ya que tanto lo híbrido, lo remoto y lo presencial tienen sus desventajas en este contexto - por lo que en esta oportunidad hablaremos sobre algunas acciones concretas que pueden tomarse para que la conciliación de vida laboral y familiar en estos meses de verano sea más fácil de alcanzar. 


En este punto es importante recalcar que hay acciones que puedes tomar como persona trabajadora y otras que son iniciativas propias de la organización. En este artículo nos referiremos a ambas, pero empecemos con algunas estrategias que puedes implementar para mejorar la conciliación de tu vida laboral y familiar


Prioriza tus actividades: dentro de tu rutina diaria establece cuales son las actividades y tareas más importantes que debes realizar, así podrás enfocarte en cumplir esos pendientes además de identificar y eliminar las pérdidas de tiempo. Si manejas tu tiempo de una manera más eficiente, hay mayor probabilidad de que puedas dedicarte a las actividades y personas que más te importan, pero para ello es importante también ser realista en esta priorización para evitar una sobrecarga. 


Delega responsabilidades: Identificar qué tareas y responsabilidades pueden ser delegadas a otras personas del equipo también puede ayudarte a hacer un uso más eficiente de tu tiempo, además de impulsar el desarrollo de habilidades y la colaboración en tu equipo, esto resulta en una carga de trabajo más equilibrada y en un entorno laboral positivo. 

Establece Límites: Para conciliar adecuadamente tu vida laboral y personal es importantísimo establecer límites claros entre ambas, como por ejemplo limitar la conexión con tu trabajo en momentos familiares, ser consciente de las obligaciones relacionadas al trabajo pero dentro de los horarios establecidos para ello, así como dar prioridad a la vida personal en tus tiempos libres, evitando que se sobrepongan entre sí.  


Practica el autocuidado: Cuidarse a sí mismo/a debe considerarse como una prioridad en todo momento - sobretodo si hablamos de conciliar vida laboral y familiar - ya que esto puede evitar el agotamiento y disminuir los niveles de estrés, al mismo tiempo que ayuda a aumentar los niveles de energía y a mantener una actitud positiva. El autocuidado se relaciona con pequeños cambios en el estilo de vida que hacen una gran diferencia, como comer saludablemente, realizar algún tipo de actividad física de manera regular o dormir lo suficiente, acá lo importante es escuchar lo que tu cuerpo necesita y ponerse en acción. Al final te darás cuenta que el autocuidado tiene grandes repercusiones en tu salud física y mental. 


Ahora, sabemos que esto no va a ser sencillo de aplicar si en las organizaciones la conciliación de vida familiar y personal no es parte de su cultura, por lo que también te dejamos algunas recomendaciones que como jefatura puedes implementar para apoyar a tu equipo en esto: 


Ofrece jornadas flexibles basadas en cumplimiento de objetivos y no de horario: Actualmente es cada vez más común las jornadas laborales flexibles, en donde la pauta esté marcada por el alcance de metas en tiempo y forma y no con un horario rígido de trabajo. Esto permite que las personas trabajadoras puedan resolver imprevistos o inconvenientes que se presenten en su día a día, pudiendo luego de esto retomar sus tareas siendo conscientes de sus obligaciones, pero con una carga mental de preocupación y estrés mucho menor. 


Respeta la desconexión: Impulsar que las personas trabajadoras puedan desconectarse de sus labores es fundamental, por lo que hay que evitar las llamadas, mensajes y correos fuera del horario laboral o en tiempos de descanso. 


Ofrecer la posibilidad de trabajar de manera híbrida o remota: Dependiendo de las especificidades del trabajo a realizar, tener una modalidad de trabajo híbrida o remota ayuda a la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, en donde se haga un uso más eficiente del tiempo al ahorrar tiempo de desplazamiento o al estar disponible ante cualquier emergencia de índole familiar. 


En resumen, alcanzar un equilibrio satisfactorio entre la vida laboral y familiar requiere un enfoque consciente y proactivo, donde la planificación, la comunicación efectiva y la flexibilidad juegan roles fundamentales. Al implementar las recomendaciones y estrategias mencionadas, es posible dar esos primero pasos que permitan construir un entorno que fomente tanto el éxito profesional como el bienestar familiar. Recordemos que la conciliación no solo beneficia a las personas trabajadoras - en términos del fortalecimiento de los lazos familiares y promoción de la salud mental - sino que también contribuye a incrementar la productividad de las organizaciones al contribuir al bienestar y felicidad de las personas que ahí trabajan. 

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page